El latín


Confieso que soy una persona tímida y que probablemente eso me llevará a la ruina o a lo mejor ya estoy en ella.  Entonces, además de timidez, añadiré enfermedad; para no pensar en ello y deprimirme me dedico a hacer tareas que disfruto mucho.  Últimamente he leído cuentos que llegan a mis manos sin querer (en alguna revista, una publicación compartida en páginas virtuales, compilaciones) o queriendo.  Aunque eso sí, la que siempre me provoca un estado más íntimo y productivo con mi ánimo, es el latín.

El latín es lo que dicen “lengua muerta”, pero yo la tengo muy viva y le guardo el más profundo cariño; esta lengua me condujo a experiencias estéticas y vitales que me hicieron crecer y aventurarme en actividades que desconocía.  Ahora quiero compartir un poema que viene en un libro llamado Poesía neolatina en México en el siglo XVI de José Quiñonez Melgoza.  Por ahora tomo un curso muy enriquecedor para mí y revisé que uno de los temas que veremos será neolatín. Será muy gratificante para mí ahondar en este término posteriormente, por ahora, para quitarme la inquietud (y hasta eso de “persona tímida”) comparto este poema; en su momento vendrá una digna traducción:

Glyconicum carmen eiusdem [fratis Stephani Salazari] (1554)

Garzam vomite et Indicum

aurum, Croesi et A pollinis

pulchri sideris, diuites.

Iam enim ex Indica fertilis

messe fructusque pulchrior,

Pactoli, Tagi arenaque

surgit, quam tulit clarus hic

Alphonsus, Heliconis et

Pindi prodigus incola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s